Publicidad:
La Coctelera

Roberto Alagna en EP[S]


Estas cosas pasan. El Suplemento EP[S] llevará semanas preparado y sale a la calle con una entrevista a Alagna anunciando su próximo debuten el Teatro Real con Il Trovatore. Esa presentación deberá esperar al 2008.

El pasado domingo me ofrecieron unas entradas muy buenas para la representación y yo extrañado pregunté si Alagna cantaba o no. Quien me hacía el generoso ofrecimiento me confirmaba lo que se venía mascando: Alagna cancelaba toda actuación en Il Trovatore madrileño.
Tonto de mí pensé que en esos momentos la noticia ya era de dominio público y no ha sido hasta ayer cuando ha saltado a los papeles.

Hace unos meses, cuando Alagna visitó España para promocionar su disco México (casi una reedición de su anterior C'est magnifique), Antonio Moral buscó al tenor para compartir el final de una cena y luchar porque el tenor no cancelara. De las cinco representaciones inicialmente firmadas Alagna aceptó participar en tres. El Director Artístico del teatro luchó por sus espectadores y sus propios intereses, pero con un inicio así todo apuntaba a una cancelación por entregas.

En EP[S] el tenor se hace eco de ese esfuerzo del Teatro, cuenta su historia sobre la famosa "espantá" de La Scala en Aida con una versión que hasta ahora no había leído y reconoce lo que se dice en los mentideros sobre el origen de su mala relación con Muti: "un problema de mujeres". Dicen las malas lenguas que llegó a coger a al director napolitano por las solapas de la chaqueta, vamos que se le calentó la sangre de lo lindo. Todo pasión que es él.

Para aquellos cuya curiosidad se despierte con el capítulo "Muti me quería de yerno" de la entrevista, en Opera Chic podeis ver fotos de la familia Muti y de Chiara Muti.

Estupenda entrevista de Ruiz Mantilla, como siempre.


La cancelación contada en ABC

Más cosas sobre Alagna y videos en otro "coctelero" amigo: Ópera, siempre


Verdi, Il Trovatore - "Di quella pira" (Manrico)

El extraño incógnito de una soprano aficionada

No me resisto a comentarlo porque ya he perdido la cuenta de las veces que nos tenemos que desayunar con el último "bolo" de esta cantante de coro.
¿Es noticia como para una portada que la mujer del presidente forme parte del coro en una representación de ópera? (El Mundo) ¿Puede decirse algo más absurdo sobre ello que "La esposa del presidente del Gobierno forma parte del coro pero su nombre no sale en los carteles "? (El Pais)

Ya tuvimos que lidiar con su participación en el «Don Chisciotte» de Manuel García en noviembre de 2005

En mundoclasico.com tuvimos ocasión de leer en su momento sus antecedentes musicales y su relación con algún director de "prestigio".
Más tarde, en el ecuador de la legislatura de la "presidenta" (como le gusta llamarla a Pedro J.) asistimos a su activa participación en la presentación del proyecto discográfico creado por Savall con la excusa del Viaje de Colón. ¿Banda sonora para la Alianza de Civilizaciones?

Después de su "salida" de Madrid tras acabársele el chollo de Gallardón cuando este abandonó la Comunidad de Madrid (a base de participaciones millonarias en el desaparecido Festival de Verano del Teatro Real), Barenboim la nombró patrono de honor de la Fundación Said-Barenboim (alojada en Sevilla gracias al mecenazgo de la Junta de Andalucía) y se la llevó a cantar a Berlín.

La hemos visto actuar de refuerzo con el Coro de la ORCAM y con el de RTVE (esto último le costó a Caffarel dar algunas explicaciones en el Congreso para justificar los criterios de la contratación).

Que cante lo que pueda y quiera. Tiene derecho a mantener y desarrollar su afición pero no nos den la "barrila" más con Sonsoles, por favor.

Robert King y los chicos del coro. Un músico en apuros.

No lo podía creer cuando lo leí en ABC. Uno de mis directores preferidos está en serios apuros. Robert King ha sido detenido y afronta cargos por pederastia, acusado de haber abusado de 5 chicos entre 1982 y 1995.

Se trata del más afamado especialista y estudioso de la obra de Henry Purcell, que cuenta en su haber con importantes grabaciones del repertorio Vivaldiano y Haendeliano. Entre sus proyectos actuales se cuenta la grabación integral de la música sacra de Claudio Monteverdi.

Esperemos que todo se aclare y ojalá que el músico sea inocente. Lo contrario sería una enorme pérdida y la confirmación de un suceso inexcusable.

Me ha resultado curioso descubrir a raíz de esta noticia la colaboración de King en bandas sonoras de Hollywood como las de El Código Da Vinci, Shrek o Piratas del Caribe.

De su discografía me quedo con su reconstrucción de la ceremonia de coronación del rey George II. Una delicia de principio a fin que fue aclamada unánimemente por la crítica internacional.

Más información
Daily Mail
BBC News

Miradas

Simón Boccanegra ossia "Buscando la boca del escenario desesperadamente"

El viernes pasado me escapé a Valencia para asisitir a la última función del drama verdiano Simon Boccanegra. Ocasión para ver a Maazel por primera vez, que no es cosa que le pase a uno todos los días.

Ya iba avisado por las críticas sobre las feroces dinámicas en fortísimo que como un torbellino asolaban la escena desde el foso. Y así fue. La Orquesta del Palau, sonando como los ángeles, hacía inaudibles los finales de frase de los cantantes o los obligaba a salir a la boca del escenario para buscar una mejor proyección de su voz. En el final del cuadro primero Maazel (batuta vibrante en ristre pidiendo más y más en el fortísimo final) giró levemente su cabeza hacia el patio de butacas en lo que pareció un "¡ahí queda eso!"

Es cierto que de los cantantes de hoy se suele lamentar lo pequeño de su voz con el recuerdo de supuestos tiempos pasados mejores (diciendo por ejemplo que a Cappuccilli no hubiera habido foso que lo "derrotara"). Pero si equivocado puede resultar el diseño del Palau que parece enmudecer las voces en la caja escénica no debe estarlo el criterio de quien dirige desde el foso.

Disfrutamos no obstante de un Carlos Álvarez en forma, con su habitual buen hacer escénico y de una Cristina Gallardo-Domas acertada y segura (lejos de lo que nos contaron fue su intervención inicialmente titubeante en la función de estreno) que fue quien cosechó los primeros aplausos de la noche.

El drama en lo escénico estaba servido por Lluis Pasqual con un decorado minimalista que jugaba con un mar al fondo y los movimientos de paneles y celosías para crear espacios sin que uno supiera por el ambiente si estaba en unos jardines, en el Palacio Ducal, en las calles de Génova o en el salón de la casa de don Lluis. Estatismo en la puesta sólo roto por las apariciones del coro o los movimientos de la figuración. Al menos respetó la acción y no estorbó al canto, que no es poco.

Fue una hermosa noche de canto, especialmente gracias a los dos protagonistas acompañados por un reparto restante discreto.

Sólo una cosa doña Helga. Por favor, pongan subtítulos en las pantallas de proyección. Ayudará a los que como un servidor se ven obligados a elegir entre ver el escenario o ver la pantallita de mi localidad. Con una trama como la de Simon Boccanegra, sin conocer al hilo el argumento a veces es difícil saber qué ocurre en escena.

Porno Ópera, Bieito's, Haneke's y demás inventos

Ocurrió en Ginebra durante una representación de Tannhäuser. El rapto de Europa llegó tan lejos en el concepto de Olivier Py como para sacar a escena al actor porno Hervé-Pierre Gustave en plena erección como Zeus en apariencia de toro, con la mejor disposición para ilustrarnos el origen de la Via Láctea.

Ciertamente en una época en la que hemos ido perdiendo referencias culturales e iconográficas es casi una necesidad acercar al público la trama traduciendola a nuestro lenguaje actual, pero el protagonismo adquirido por los directores de escena parece no conocer límite en su afán de alcanzar la notoriedad mediante la transgresión o la reinterpretación de la obra gratuitas.

Más que lícita es necesaria esa libertad creativa que sepa actualizar obras que creeemos conocer, pero eso no puede ser a costa de eliminar toda huella de la intención del autor convirtiendo la obra en algo ajeno a su creador con la excusa de hacerla más próxima a nuestra realidad contemporánea.

Que eso se puede hacer con éxito lo demostró Robert Carsen con una puesta en escena nada tradicional para Les dialogues des Carmélites que está entre lo mejorcito que se ha podido ver en el Teatro Real de Madrid.

En mi agenda tengo un Simon Boccanegra con Lluis Pasqual, cuyos don Giovanni y Cosi fan tutte no fueron muy felices (especialmente el segundo) y un inicio del ciclo del Anillo de Wagner con La Fura... ¡¡Ay, ay, ay!! Que no me pase nada.

Barbara Frittoli en el Teatro Real - Debut discreto

Aún no he conseguido leer ninguna crítica de prensa, pero ganas tengo, por ver si es más interesante lo que lea que lo que ocurrió en el Teatro Real el pasado lunes.
Resulta difícil entender por qué en un recital de un ciclo de Grandes Voces la artista sólo parece mínimamente entregada en la propina de“Adriana Lecouvreur”, después de castigarnos con un Mozart anodino, hacernos concebir esperanzas con Beethoven ("Ah!, perfido") y devolvernos a la cruda realidad con "La canzone dei ricordi" de Martucci. Música hermosa la de estas canciones, pero aburrida sin remedio cuando se interpreta sin el menor atisbo de variedad aunque cada una represente distintos affetti.

La soprano tiene gusto cantando, una voz hermosa, emisión correcta y con un volumen respetable, pero eso no basta. El cariño que el público le brindó mereció más.

Mal balance para lo que llevamos de Ciclo.

Se anunció quese va a devolver el importe de las localidades del recital interrumpido de Heppner. Menos mal que al menos la solución ha sido decente y no ha primado el hecho de que una vez comenzado el recital el organizador no tenga obligación de devolución.

Aquí tienes otras opiniones:
Crítica de Beckmesser

Don Giovanni en el Palau de les Arts sin Maazel (22/12/2006)

Esto ya es una racha de mala suerte que empieza a ser "preocupante". Mi amiga Blanca dice que no piensa acompañarme a un concierto hasta que esto no escampe.
Me explico. El mismo sábado que iba a estrenar mi abono para el Palau de les Arts se hunde la plataforma escénica (menos mal que a última hora cancelé mi viaje). En mi siguiente cita musical Ben Heppner nos dice que tiene el corazón roto ("My heart's broken" decía él) cuando lo que se le rompió fue la voz con cancelación post-descanso incluida. Le sigue un Mesías con Furio Zanasi cantando su parte para el cuello de la camisa, más ronco que el teniente Colombo después de una noche loca. Y en la última, mi estreno en el Palau de les Arts, el que se indispone es Maazel con una lesión de espalda, que es sustituido en las funciones de don Giovanni por Kynan Johns hasta el próximo 26. Esta joven batuta pasó por el concurso de dirección que organizaba Maazel y patrocinaba Alberto Vilar (ex-mecenas y millonario encarcelado por el uso fraudulento de 5 millones de dólares de uno de sus socios).
Si esto no es una mala racha, ustedes dirán.

Tenía una curiosidad enorme por conocer el Palau y su sala de ópera, y la verdad impresionan el edificio y sus espacios. La sala tiene buena acústica y una gran capacidad, aunque hay decisiones de diseño que no puedo entender.
¿Cómo es posible que no se subtitule sobre el escenario, sino en el respaldo de la localidad que tengas delante? Eso puede estar bien en un patio de butacas, pero cuando desde tu localidad sólo se ve bien el escenario si te vuelcas sobre la barandilla de la platea lateral y la pantallita dichosa está debajo de ella... pues o sigues la escena o sigues el texto.
Tampoco entiendo que en una teatro de ópera de nueva construcción haya localidades sin visibilidad. Así, las segundas filas de platea están a más de medio metro de la primera, y sin ninguna posibilidad de adivinar lo que ocurre en escena salvo poniéndose de pie. Y todo esto sin "solución alternativa" como la videoproyección que por ejemplo ofrece el Teatro Real de Madrid.
En fin, el disseny por el disseny...

Dicen las crónicas que el Director de Escena Jonathan Miller se pasó el ensayo general jurando en hebreo y que lo abandonó indignado; también que se pasó el estreno con la cabeza entre las manos. Tenía motivos de preocupación por la pérdida del escenario ideado para la función en el foso hundido. En su lugar se ha habilitado un fondo negro en un espacio ganado al foso, donde se recortan puertas y ventanas que permiten las entradas y salidas de los personajes. Pocos elementos más; apenas unos bancos, unos candelabros para situarnos en el salón de baile de la casa de don Giovanni y unas mesas para la cena de la escena final. Nada que objetar al resultado, teniendo en cuenta los escasos medios. No entendí ni me gustó es que el viaje de don Giovanni al inframundo fuera de la mano de unas doncellas fantasmales que lo arrastran fuera del escenario. Supongo que el ateismo militante de Miller le impedía usar imágenes demoniacas o referencias a la condenación del alma del "dissoluto punito". Tampoco se entiende la manía de no respetar el texto como cuando estando don Giovanni con doña Elvira el libreto dice que entran los campesinos y en escena no aparece nadie, y sin más compañía en escena el libertino dice:

"Zitto, zitto, che la gente
Si raduna a noi d'intorno;"
(¡Callad, callad, que la gente
ya empieza a reunirse en torno!)

En lo musical fue una velada para disfrutar. Mozart es un bálsamo para la voz, lo dicen los cantantes, y lo es también para quien lo escucha.
Da gusto escuchar a la Orquestra de la Comunitat Valenciana, un lujo que cuenta entre sus filas a músicos de carrera solista como el clarinetista Joan Enric Lluna.

El público empezó un poco frío, hasta que el tenor Francesco Meli (don Ottavio) arrancó la primera ovación. Estuvo especialmente bien su "Dalla sua Pace" que fue de lo más ovacionado de la noche, aunque su voz acusó cierto cansancio hacia el final de la representación.
Bien Barbara Frittoli en su Donna Elvira, nos abrió el apetito para el recital de Madrid en febrero. Donna Anna fue una revelación para aquellos que no la conocíamos, y cosechó una fuerte ovación al final. Muy bien el uruguayo Erwin Schrott al que puestos a poner pegas quizá se le podría haber exigido menor histrionismo y mayor variedad drámática. El Leporello de Alexander Vinogradov quizá se vio perjudicado por la visión seria de Miller, sin ningún guiño al lado giocoso del libreto de Da Ponte.

La noche se pasó sin que decayera la tensión musical y dramática, con momentos sobresalientes y disfrutando a más no poder. A Maazel ya le veremos en otra ocasión.

Otras opiniones:

El Pais
La Razón
Blog: La Zerlinetta

En CD:
La versión de Giulini sigue siendo una referencia y uno de esos discos que no puede faltar en tu discoteca.

En DVD:
El sonido es mono, la grabación antigua, pero no deje que eso le eche atrás para acercarse a la que para muchos es una de las mejores óperas filmadas.